Nuevo aeropuerto de Bávaro rechazado por el tribunal superior

Nuevo Aeropuerto de Bávaro rechazado por el tribunal superior

El Tribunal Superior Administrativo (TSA) dictaminó que el Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC) otorgó un permiso para la construcción del Aeropuerto Internacional de Bávaro el 11 de agosto de 2020, argumentando que esto perjudicó los intereses generales y revocó el permiso.

El fallo aceptó la declaración de lesividad emitida por IDAC en diciembre de 2020 y la presentó a la TSA el 19 de enero de 2021 para verificación judicial. “Se deroga la Ley Administrativa No. 2293 de 11 de agosto de 2020 emitida por el Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC)”, especificando la sentencia aprobada por unanimidad por los jueces de la Sala Segunda del Tribunal Superior Administrativo.

Presuntamente, el tribunal pudo confirmar que al declarar que la autorización de construcción y supervisión del proyecto del Aeropuerto Internacional de Bávaro fue perjudicial y suspendió su impacto, el IDAC utilizó el debido proceso legal, le dio plazos para la entrega de documentos e informó la técnica. personal requerido para el proyecto, pero no depositado. «Esto también prueba que la motivación de la administración estatal es mantener la seguridad nacional y de la aviación, no dañar los intereses privados», dice esta sentencia.

El tribunal explicó que efectivamente así es porque, según un comunicado, la comunicación del 11 de agosto de 2020 trata sobre el inicio condicional de trabajos relacionados.

Asimismo, señaló que el proyecto del Aeropuerto Internacional de Bávaro no cumple con los requisitos para la certificación de los derechos de propiedad de los proyectos de construcción, «esto significa que en este sentido, el otorgamiento de la autorización inicial no tendrá efecto».

La decisión judicial fue emitida por los jueces Antonio Sánchez Mejía, Alina Mora de Mármol y Cecilia Badía Rosario, quienes conocieron el recurso contencioso administrativo interpuesto por IDAC en enero de 2021. La Administración de Aviación Civil (JAC) y la Autoridad Aeroportuaria (DA) aparecieron como intervinientes obligatorios y fueron rechazadas por el tribunal.