Cayo Levantado

Una de las excursiones más aconsejables. Se trata de un pequeño islote situado frente a la bahía, más cercano desde otros puntos de la península como por ejemplo Los Cacaos, al que se puede llegar en barcos organizados para ello en las embarcaciones que los pescadores ponen a disposición de los extranjeros que deseen alcanzarlo. Al pasar por la carretera se verán numerosos carteles de gente que ofrece sus embarcaciones con las que pueden realizar estas interesantes excursiones a la isla.

Cayo levantado es un refugio paradisiaco que cumple todos los requisitos de un anuncio reglamentario de playa tropical. Es un islote cubierto de frondosa vegetación salvaje prácticamente hasta los bordes del agua. Concretamente en esta pequeña porción de tierra se encuentran tres playas de arena absolutamente blanca, algunas con hierbas hasta la orilla y todas con numerosas palmeras que proporcionan sombra. En los últimos años se ha convertido en un punto muy visitado así que no será fácil encontrar un lugar apartado y para uno solo, en cualquier caso, es un lugar muy atractivo y resulta interesante recorrer sobre todo para quienes busquen esos reductos de playa típicas del caribe.

La mayor parte de los visitantes que vienen a la isla no permanecen más de una jornada para regresar luego a sus alojamientos en la costa. Pero los hay también que invierten varios días aprovechando los modernos complejos hoteleros que se han levantado en la isla.

El tiempo en cayo levantado, como en otras playas caribeñas, se puede invertir en baños, en practicar deportes como son las sesiones de buceo por los alrededores, en exhaustivas sesiones de regateo con los vendedores ambulantes de todo tipo de piedras preciosas y caracolas, en paseo por la isla y en charlas con los pescadores y guías locales que seguirán al turista para ofrecer sus servicios. Aprovechando, se puede pedir a algunos de ellos que pesque algo para luego comer, bien un pescado en el peor de los casos o hermosas y agradecidas langostas en el mejor. Luego se encargará personalmente de prepararlo de forma tradicional haciendo un fuego en la playa o bien guisará algún plato con arroz o coco. Pero, antes de nada, habrá que dejar bien claro el precio para que luego no haya malentendidos.